Leyenda de Cerro Blanco

Cuenta la leyenda, que una vez, un grupo de personas andaban muy cansados, cantando plegarias y pedían en sus súplicas calmar el hambre y la sed que padecían. Cuando, de un momento a otro, vieron a un cóndor bajar del cielo y convertirse en hombre.

Leyenda de Cerro Blanco - Hombre Condor
Leyenda de Cerro Blanco | Hombre Condor by genzoman

Abrumados por las sequías, hombres y mujeres andaban sin descanso, cantando plegarias, pidiendo en dichas súplicas calmar el hambre y la sed que padecían. En tal desesperación vieron a un hermoso Cóndor que bajó del cielo y se convirtió en hombre. Todos quedaron asombrados de tal prodigio y regresaron a sus casas para esperar el buen augurio que este Señor de las Alturas les había dado en señal de sus plegarias.

Luego que el hombre cóndor recorrió arenales y quebradas apareció en la puerta de la vivienda de una hermosa mujer, hija del Curaca y le ofreció a cambio de amarlo darle a su pueblo el elemento vital de la naturaleza para que en la tierra germinen las plantas. La mujer accedió y como el extraño hombre era conocedor de los misterios de la naturaleza se la llevó a las montañas y le dijo que llorase por su pueblo. Y lloró durante muchos días: fue tan grande su sentimiento que las lágrimas perforaron el suelo y se convirtieron en un gran rio que llegó hasta el valle donde vivía.

El extraño hombre volvió a transformarse en Cóndor y diciéndole a la mujer que era el Señor de las Alturas le pidió su alma. Bajaron hasta la parte alta del valle de Nasca y la mujer dejó su cuerpo convirtiéndose en un gigantesco Cerro Blanco.

Leyenda de Nazca - Cerro Blanca | La Dama de blanco Y el hombre Condor
Leyenda de Nazca – Cerro Blanca | La Dama de blanco Y el hombre Condor

Dicen, que cuando ven al Cóndor volar sobre el cerro, anuncia venidas de agua. Y cuentan también que el Señor de las Alturas, queriendo premiar la fidelidad de esta mujer envía sus favores a todos los habitantes de la región. Por ella el dios del agua llena perennemente los manantiales eternos.
Una vez al año se colocaban ofrendas en la cima del Cerro Blanco para pedir a la Diosa de los cerros el flujo continuo de agua en los puquios.

Las pruebas se encuentran en los tiestos desparramados en dicho cerro mucho de ellos untados con oro en polvo como el cántaro llamado Ilipipipy, que reverbera a la luz de la Luna y que está llena de cenizas de huarango para que de ésta manera las plegarias lleguen en forma directa a los espíritus y dioses.

Una tradición nasqueña refiere que los antiguos habitantes de estos valles tenían por costumbre realizar en sus fiestas patronales. Hacer fogatas con troncos de huarangos, porque este árbol representa a la vida. Luego de muchos bailes en las cementeras libaban, danzando alrededor de las «estaquearías» de los templos y de las zonas secas. Cuando las fogatas se apagaban, las cenizas eran guardadas en cántaros para ofrendarlas en otras ceremonias a la Diosa de los cerros que era una deidad vinculada a la fecundidad, la que unían los elementos reproductores de la naturaleza.

En la pampa donde están trazadas las líneas de Nasca se han encontrado trozos de carbón vegetal en pequeñas áreas rodeadas de piedras.

Extraído de «Misterios y símbolos de la Cultura Nasca».

La Duna más alta del Mundo

A un suspiro de Nasca se levanta Cerro Blanco, considerada la duna más alta del planeta, cuya cima es asaltada aventureros y audaces cultores del sandboard.

En 1956 Jose María Arguedas asistió a una sesión espiritista en Nasca en la cual un curandero apelaba a varios dioses tutelares para curar a un enfermo. La principal invocación era a Cerro Blanco, ubicado una veintena de kilómetros al Este de la ciudad de Nasca y que actualmente es todavía objeto de veneración por parte de la población local. Así lo constató el explorador Víctor Villanueva, donde encontró ofrendas y flores al pie de esta descomunal duna, que con sus 2076 metros de altura no tiene rival en el planeta.

Nasca y sus líneas y su calor irreverente reciben al viajero. Allí hay que desviarse de la Panamericana y agarrar la carretera que se dirige a Puquio y las alturas de Pampa Galeras. A 25 kilómetros al Este de Nasca, tras una fuerte subida, la carretera pasa por la espalda de Cerro Blanco. Es entonces que se inicia la caminata a 1500 metros de altura. Primero todo es pedregales y tierra. Por eso algunos descreídos afirman que Cerro Blanco tiene corazón de piedra. Pero a los 1800 metros de altura la arena se hace presente y los pies empiezan a ser engullidos por esa mole blanca. Después de casi cinco horas se llega a la cima.

En la Cima de Cerro Blanco
En la Cima de Cerro Blanco

Luego uno se siente en un estado ingrávido, casi catatónico, sin capacidad de reaccionar ante el magnífico y a la vez desolado panorama que se despliega en cualquier dirección. Posteriormente se desciende hacia el Oeste, acompañando al sol. Cuatro horas después, con el cielo pintado de rojo, se llega a los extramuros de Nasca.

Dice la leyenda que Illa-kata (montaña más elevada de Pampa Galeras) era el señor de las alturas. Tunga, el señor de la costa, le robó a su mujer. Cuando Illa-kata se enteró rugió con voz de trueno.  Ella lo oyó y rogó a Tunga dejarla morir. Tunga, la cubrió con harina de maíz de sus valles. Así nació la gran duna de Cerro Blanco, con un ojo en la cordillera y otro en el mar.

Excursión en Cerro Blanco | Turismo en Nazca

Turismo en Nazca en Cerro Blanco
Turismo en Nazca en Cerro Blanco

Dónde: A 160 km de la ciudad de Ica (2 horas y 50 minutos) hasta las faldas de la Duna.

Recomendaciones:  El ascenso a Cerro Blanco es exigente, para esta excursión es necesario vestir ropa ligera ya que en el desierto hace mucho calor, especialmente si la realizas durante los meses de verano (diciembre a marzo), donde la temperatura promedia es de 35º C, durante el día.

Qué llevar: Si realiza esta excursión por la tarde se recomienda traer una chaqueta, ya que podría haber vientos fríos.
Se recomienda llevar buenos zapatos de caminata y media gruesas. También se recomienda traer agua, gorra, y protector solar.

Campamento: No hay establecimientos de hospedaje cerca a Cerro Blanco por lo que es mejor hospedarse en la ciudad de Nasca. Es posible acampar en la cima de Cerro Blanco pero hay que hacerlo por la tarde.

La Piedra de Alto Larán

En el departamento de Ica, encontraremos la famosa Piedra de Alto Larán, que es uno de los 12 distritos de la provincia de Chincha. No cabe duda que la leyenda de Chincha más famosa es otorgada a esta descomunal roca que obstruye la vía pública, y ni las autoridades se atreven a removerla pues estaría maldita.

Se trata de una piedra, que a pesar de haberse asfaltado el lugar, ha permanecido durante mucho tiempo en plena vía pública. Exactamente se ubica a una cuadra de la Plaza de Armas de dicho distrito.

FOTO, ANTIGUA - ACTUAL: La Piedra de Alto Larán | CHINCHA - PERÚ
FOTO, ANTIGUA – ACTUAL: La Piedra de Alto Larán | CHINCHA – PERÚ

Los pobladores de la zona lo consideran un patrimonio natural y ya forma parte de su folclore. Solo se limitan a observar y relatar su fantástica historia de generación en generación. ¿Pero, qué pasaría si alguien pretende sacarla del lugar?

Uno de los mitos señala que si se retira la roca, el mar se saldría por allí. Y aunque se especuló que sería cortada, aún sigue intacta. Ni siquiera el municipio se ha atrevido a sacarla, aunque no debería seguir ahí por motivos de seguridad.

La leyenda chinchana cuenta que hubo un hombre que engañó al diablo encerrándolo en el pozo cubierto con esa inmensa roca. ¿Quieres saber los detalles de la leyenda?

Leyenda de Chincha – La Piedra de Alto Larán

En el año 1899 en el distrito de Alto Larán vivía Don Pancho Magallanes; agricultor y padre de 10 hijos que se dedicaba a la siembra de naranjos; todos los años significaba solo pérdida por la plaga y la falta de agua.

Leyenda de Chincha - La Piedra de Alto Larán
La Legendaria Piedra Mitológica de Alto Larán

Con lo poco que vendía no le alcanzaba ni para comer; cierto día comienza a lamentarse: “ya no puedo más, otro año de mala cosecha” ¡Dios por favor acuérdate de mí! cansado de su mala suerte y sin saber que hacer, sale a media noche a meditar en su chacra, comienza a implorar bendiciones para sus tierras cuando de repente, oye una voz que repetía su nombre ¡Pancho! ¡Pancho!, muy asustado se pone de pie para ir corriendo a su casa, pero se detiene y decide caminar hacia la voz; al acercarse una sombra le dice: “hola Pancho soy Satanás vengo ayudarte porque he escuchado tus suplicas, dime lo que quieres y te lo daré”.

Él quedo atónito mirando fijamente al diablo, le dice no te asustes he venido para ayudarte y darte riquezas.

Pancho le dice: “como me vas a dar riquezas si soy ignorante solo tengo terrenos secos y con plagas”, pero dígame ¿cómo puedo tener riquezas?

Satanás le dice: “muy fácil, soy muy poderoso y te daré todo lo que pidas”.

Don Pancho le responde: te pediré que mis tierras sean fértiles y mi apellido nunca se termine, que todos mis descendientes lo lleven hasta que se forme un pueblo y mis tierras se expandan; que mis generaciones lo hagan producir.

Satanás le responde: “muy bien cumpliré tus deseos, tus hijos y nietos vivirán en esta tierra hasta formar un pueblo muy grande, el cual tendrá el nombre de Alto Larán, ¡ah! pero a cambio me darás tu vida a partir de hoy hasta el día que yo venga por ti”; está bien, ¡acepto el pacto!.

Después de haber transcurrido 30 años ya estando viejo y cansando habiendo disfrutado de la buena vida a lado de sus hijos y nietos, decide ir al sitio donde hiso el pacto; a darle las gracias a Satanás, cuando de repente escucho una voz que le decía: ¡Pancho!, ¡Pancho! sin asustarse como la primera vez, camina hacia la voz y le dice: ya sabes quién soy y a que he venido. ¡Sí!, le dice ¿y no te asustas?; no porque ya estoy viejo, enfermo y sin fuerzas te pido que me lleves, Satanás escucha y le dice muy bien vámonos; el a viva voz le dice eso hare pero antes quiero pedirte el último deseo ¿puedo?, el diablo le responde muy bien ¿Qué quieres?

Pancho dice: “quiero que me hagas un pozo de mil metros de profundidad para abastecer de agua mis tierras para el futuro”; muy bien le dice: satanás sin saber que el viejo le tenía algo preparado.

El diablo empezó a cavar y cavar, estando ya para llegar a los mil metros, Don Pancho Magallanes manda a sus peones traer una piedra inmensa de la quebrada de Aylloque y ordena tapar el pozo quedando atrapado Satanás para siempre. En la actualidad el pozo se encuentra tapado con la inmensa piedra, nadie se atreve a sacarla ni las autoridades de la zona porque se encuentra maldecida; si la roca es retirada, el mar de saldría por allí.

Cómo llegar – La Piedra de Alto Larán

La Piedra de Alto Larán está ubicada exactamente a 1 cuadra de la Plaza de Armas de Larán, tomando la calle Colón en la Av. Independencia.

Un recorrido de 2 horas y 52 minutos por la carretera de la Panamericana Sur, partiendo desde el Cercado de Lima, estarás llegando a la Plaza de Armas de Alto Larán.

CAHUACHI: El Príncipe Volador

Mitología de CAHUACHI: El Príncipe Volador

Un raro ser
Era una noche de plenilunio en un lugar muy cerca de la mar, los fuertes vientos mezclados con arenilla golpeaban el rostro de un viejo rey que acompañado de sus súbditos realizaban un peregrinaje en los templos piramidales y desde la sumidad contemplaban extasiados la luna llena que con su fulgor de plata bañaba todos los rincones de los areniscos, los añejos guarangales orlados con nidos de cuculíes y de rojos piturrines. De vez en cuando se veía a lo lejos el brillo de los ojos de nocturnos animales que como brazas de fuego calentaban la fría noche.

Guerrero Inca - Príncipe Cahuachi  | Nazca Perú
Guerrero Inca – Príncipe Cahuachi | Nazca Perú

El cielo estrellado y el rey dotado de una gran industria, observaba minucioso el firmamento tratando de hallar sentido en el misterioso paso de los astros y la manera como se agrupaban entre sí, que como nebulosas formaban caprichosamente figuras de seres que habitaban en la tierra.

Nanaska, el gran monarca, estaba junto a su hijo Cahuachi, un sacerdote-guerrero, mozo fuerte y valiente, futuro heredero del reino, muy atento aprendía las sabias lecciones de astronomía del padre.

– Hijo, tú que pronto heredarás los destinos de la nación, es importante que conozcas el paso de los grandes ojos de fuego. En ellas – prosiguió – verás el triunfo o la derrota, la abundancia de agua o las sequías, la prosperidad o la decadencia, la vida o la muerte, pues, cuando una estrella cae en la tierra, es señal de una vida se apaga.

De pronto un gran vocerío se escuchó de todas partes, interrumpiendo al rey. Todos miraban asustados al infinito. Una pequeña, una tenue lucecita se diría a una extraordinaria velocidad a la tierra, agigantándose más su tamaño cada vez que se acercaba y su color brillante se hacía más intenso e incesante, resplandeciendo tal que se podía ver los asustados rostros de los súbditos del rey.

CAHUACHI: El Príncipe Volador
No teman, es una bola de fuego de los cabellos de oro. Dijo el monarca, confundiéndole con un cometa.

La fría noche daba la sensación que se convertía en día cuando la intensa luz fulgurante irradió a los sorprendidos hombres. A los terrenos de arena, las viviendas de piedra y barro con techos de carrizos y paja. Se pudo mirar los verdes guarangales de donde salieron despavoridas las aves que dormitaban en sus fuertes ramas. La inmensa y pedregosa pampa sembradas de naturales calatos. Se vio las altas y bajas colinas, a los zorrillos y serpientes furtivos cazadores de la noche que asustados buscaban refugio en sus madrigueras. El suelo estéril y cuarteado por la sequedad, donde se observaba chamuscados maticos por el fuerte sol en el día y los ladridos de los perros rompían el silencio de la noche. Entonces la bola de luz cayó en la tierra en una gran pampa, dejándose escuchar ensordecedor sonido y el eco horrorizó más a la gente.

Después volvió el silencio y la oscuridad.

El rey, príncipe y guerreros se dirigieron raudos al lugar que se había precipitado la extraña luz, y acortando distancias, salvando escollos, subiendo y bajando pequeñas colinas, recorriendo largas planicies, muy pronto con la velocidad que llevaban llegaron al sitio, donde aún se podía ver restos oscilantes luces y un fino humo que se levantaba perdiéndose en la oscuridad de la noche.

Cahuachi, mostrando vacilación y curiosidad llegó al objeto volador en forma temeraria.

Allí pudo observar un gran móvil de metal con la forma de un platillo, con muchas luces y pequeñas ventanas. El valiente príncipe abrió la puerta principal y del interior del objeto volador pudo salir un raro ser nunca visto por los ojos humanos. Acompañado a este ser, otra criatura cubierto de un extraordinario pelaje. Sus pequeñas orejas se mantenían siempre erguidas. No tenia ojos, estaba provisto de dos extremidades que le servía como mano-pies llevaba cuatro dedos que usaba para caminar y en la otra mano-pies tenía cinco dedos con la que cogía objetos. La misteriosa criatura lanzaba amenazas por su boca pequeña escondida por las pelusas, emitiendo raros sonidos:

¡Akú, akú, akú!

En cambio, el fabuloso ser, no era muy prodigioso de tamaño y no se distinguía sus formas, porque estaba protegido de por una vestimenta especial. En una de sus partes superiores tenía dos ovalados lentes y tras de ellos observaban sus grandes ojos que asustados miraban al príncipe Cahuachi.

Pero la criatura muy debilitada se desvaneció, quedando tendido en el suelo a merced de los guerreros que intentaron golpearlo con sus makanas. Pero el otro ser, no dejaba que se le acercaran, haciendo mucho ruido. Entonces todos comprendieron que la cosa era como un fiel perro que cuidaba de los grandes peligros a su amo.

Desde entonces le dieron el nombre de Makú y el raro ser desvanecido fue llevado en parihuela al pueblo…

MITO DE CAHUACHI: El Príncipe Volador

La leyenda de Cerro Prieto

Se dice que en una montaña de Cerro Prieto, cerca de Guadalupe habita un malvado monstruo con forma de piedra. El motivo de que este ser viviese allí era por ciertos rituales prehispánicos que animaron al demonio a asentarse en aquella montaña… Asi comienza la Leyenda de Cerro Prieto…

En épocas remotas Dios envió un monstruo diabólico para que devorara a todas las personas perversas de este lugar. Tal monstruo, seguido de otros menos bravos, salió del mar haciendo estruendo y convirtiendo en arena y polvo todo lo que encontraba a su paso. Así fue como quedo transformado en pampa desolada e inhóspita la mayor parte del terreno comprendido entre el mar y los contrafuertes andinos.

La Leyenda de Cerro Prieto
La Leyenda de Cerro Prieto, habita un malvado mostro de piedra.

El pánico fue intenso en toda esta Región. Hombre, mujeres y niños lloraban desesperadamente al contemplar tan terrible castigo divino. Fue entonces cuando todos se reunieron para pedir clemencia y piedad a Dios. Oraron día y noche; y con palabras entrecortadas por el llanto decían: “Señor misericordioso, suspende el castigo. Te prometemos cumplir con tus leyes; seremos obedientes; ¡Jamás volveremos a pecar! ¡Piedad, señor, piedad! No abandones a tus hijos. Te pedimos perdón”. Ya se oían cercanos los rugidos del monstruo. De pronto la tierra tembló. Se oyeron truenos y del cielo se desprendieron potentes rayos que se incrustaron en el cuerpo del horrible animal, dejándolo inerte para siempre. Lo mismo sucedió con los otros monstruos, pues, poco a poco fueron convirtiéndose en cerros. Que son los que actualmente están esparcidos por toda la pampa.

El destinado al destruir el valle de Ica es que el hoy se conoce con el nombre de Cerro Prieto. Pero antes de morir, los monstruos clamaron al rey de los infiernos para que se apoderara de los restos de ellos y castigara a quienes habían causado su destrucción. Desde entonces el demonio vive allí y es dueño de los cerros procurando hacer todo el daño posible al género humano. En este cerro había gran número de seres malignos que salía de noche, en carretas a rondar sus dominios, en ciertos días se oían gritos, lamentaciones, ruidos extraños y retumbar de tambores y redoblantes. Todo esto sucedía en tiempos pasados; pero actualmente no, porque las cruces colocadas sobre la cumbre y las bendiciones hechas por los sacerdotes de cristo han ahuyentado a los seres perversos y malignos que se habían apoderado de las cumbres y laderas del cerro.

Con la llegada de los españoles, los nativos pidieron a los sacerdotes que ahuyentasen a aquel ser maligno que algún día haría estallar la montaña y los mataría a todos.

De hecho, hay relatos que indican que Fray Ramón Rojas, un santo de origen guatemalteco famoso por sus milagros, visitó Cerro Prieto para bendecirlo y liberarlo de todo mal.

Desde entonces el demonio es dueño de los cerros. Algunos estaban convencidos de que el monstruo convertido en Cerro Prieto se había convertido en volcán y podría reventar en cualquier momento destruyendo todo a su paso. Entonces, atemorizados acudieron a un sacerdote llamado Fray Ramón Rojas, pidiéndole que “fajara” al cerro. El sacerdote prometió cumplir con este pedido y un domingo ofició misa en el lugar donde hoy está ubicado el pueblo de Guadalupe.

Terminada la misa, Fray Ramón Rojas y las personas asistentes se dirigieron hacia el cerro Una vez en el lugar, el sacerdote empezó a escalar el cerro. Después de media hora surgió una gran cruz resplandeciente y de ella salieron destellos parecidos a cinchos ciñendo al cerro tres veces consecutivas. Al pie de la cruz estaba Fray Ramón Rojas, arrodillado, con los brazos abiertos, contemplando el cerro. Se oyeron voces misteriosas y una dulce música. Un rayo estalló en el firmamento y desapareció aquella visión misteriosa.

Más tarde, por entre las enormes piedras surgió la figura del sacerdote, quien de trecho en trecho bendecía al cerro. En esta forma fue “fajado” Cerro Prieto. Ya no hay peligro de que reviente, gracias a la misericordia divina y la obra de Fray Ramón Rojas.

Leyenda de Huacachina

Legend of Huacachina

Visita el Oasis más grande de America en ICA PERÚ

Origen del nombre, según la leyenda de Huacachina, esta laguna se origino por la existencia de una princesa incaica de nombre Huacca-China (la que hace llorar) quien se caracterizaba por poseer un canto que provocaba el llanto de aquellos que la escuchaban.

Leyenda de Huacachina en ICA
Leyenda de Huacachina

Hay varios versiones de la leyenda acerca de la creación de Huacachina, y normalmente cuentan así:

Primera versión de la Historia – Leyenda de Huacachina

Sirena de Huacachina en el Oasis de America
Sirena de Huacachina

Cerca de este lugar vivía una joven princesa incaica. Que era conocida por todos como (la que hace llorar). Era una princesa de verdes pupilas, áurea cabellera y que cantaba de una manera extraordinaria hasta el punto que todo aquel que escuchaba su melodía lloraba, porque ella tenía un secreto y es que su corazón quedo enamorado de un feliz varón.

La princesa buscaba un rincón donde llorar y al hallarse libre, cavaba ante el árbol un hueco donde hundir el dulce nombre de su amor. Cierta vez en el hueco que había abierto en la arena, ante el algarrobo, se llenó de agua tibia y sumergió su blanca desnudez.

Cuando salio del baño, se envolvió en la sabana y al verse en el espejo, descubrió un espía, un cazador, que al ver su belleza, quedó prendado de sus encantos, viniéndose como un sátiro, hacia ella.

La princesa huyó seguida obstinadamente por el cazador entre las dunas y breñas en las cuales iba dejando trozos desgarrados de su manto, que por momentos dejaban ver su desnudez. La sabana quedó enredada en un zorzal y la princesa quedó desolada sin fijarse en nada. Entonces la sabana abierta se hizo arenal.

Siguió huyendo la princesa con su espejo en alto, cuando quiso dar un salto tropezó y de su puño falto de fuerzas, se escapó el espejo. Y ocurrió una conmoción, pues el espejo roto se volvió una laguna y la princesa se transformó en una sirena que en las noches de luna sale a cantar su antigua canción.

Los Comatraneros (ciudadanos de la zona) sostienen que existe una corvina encantada, la cual dicen haberla visto, pero mas que calan las redes nunca llegan a apresarla.

También hay una leyenda de la vieja que toca su cajita para aumentar de ese modo el caudal del agua y es la explicación que da la gente para ese extraño sonido de los cerros cuando lo bate el viento.