Fundación Ica: 17 de Junio

La fundó Jerónimo Luis de Cabrera el  17 de Junio de 1563 con el nombre de Villa de Valverde del Valle de ICA, hoy conocida como la ciudad de Ica, que luego se denominó San Jerónimo de Ica. Inserta en un fértil valle oasis, se ubica al centro sur del Perú, en el estrecho valle que forma el río Ica, entre el Gran Tablazo de Ica y las laderas occidentales de la cordillera de los Andes. Antes de su fundación ICA, los españoles ya habían tomado sus tierras, de eterno sol, para plantar las cepas de vid que fueron traídas por los conquistadores desde las Islas Canarias, España.

Fundación Ica
Vista panorámica de ICA en el ocaso.

Esta maravillosa ciudad se destaca por su agricultura, además de su cultura y la diversidad de atracciones turísticas que ofrece. En primer lugar, se debe mencionar que en este territorio se asentaron dos importantes culturas pre incas: la cultura Paracas (600 a.C. al 100 d.C.) y la cultura Nazca (100-800 d.C.); posteriormente, surgió la cultura Chincha (800 d.C. al 1476 d.C.) . De la cultura Paracas sobreviven los mantos hechos de fibras de algodón y lana que conservan los colores y texturas gracias al clima. De la cultura Nazca quedó una red de acueductos que se utilizan hasta el día de hoy, permitiendo el desarrollo de la agricultura, y aún más relevante, quedaron las famosas líneas de Nazca, las cuales fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1994, constituyendo uno de los principales atractivos turísticos.

Es de gran importancia en el desarrollo económico de la ciudad y de la misma región el cultivo de: uvas, espárragos, palmeras datileras, algodón, mangos, paltos, entre otros muchos productos, que convierten a este valle en uno de los más fructíferos en agro exportación.

Fundación Ica Tour
Tour en las viñas de ICA – Bodega Vino y Pisco

Lista de Alcaldes de ICA desde la Fundación.

Ica fue el primer lugar de la Nueva Castilla (Perú Virreinal) donde se produjo vino y también el aguardiente de uva, fue desde aquí se comenzó a exportar a todas las colonias hispanas de América. El puerto por el cual se exportaba el vino y el aguardiente de uva era Pisco, motivo por el cual el aguardiente pasó a denominarse simplemente «pisco» desde inicios de la colonia española en América.

Para 1570 acontece la impresionante historia de la creación de una ermita y luego un templo nuevo para albergar a la milagrosa imagen del Cristo de Luren, en el lugar destinado para las reducciones indígenas llamado Hurin Ica. Hacia 1630, la Villa de Valverde, que ya había mudado de lugar por causa de un gran terremoto (12 de Mayo de 1568), ya contaba con 200 vecinos españoles y criollos, unos 9000 esclavos negros y la llegada continua de europeos que migraban atraídos por las fabulosas riquezas que poseía el Perú. Por entonces ya era tradicional la producción de vinos y de un aguardiente lugareño de uva llamado pisco, cuya fama y aceptación era reconocida en toda América.

En esta ciudad nacieron notables representantes de la literatura y pintura peruana, entre los que se encuentran Sérvulo Gutiérrez, pintor de renombre internacional, quien nació en 1914 y murió en 1961 en Lima. Su primera fuente de inspiración para sus pinturas fueron los peculiares paisajes de su tierra natal, una mezcla entre desierto y oasis, así como las imágenes de las procesiones al señor de Luren, patrono de Ica .

La memoria de Ica como pueblo ha sufrido grandes transformaciones. Somos una mezcla de razas que la historia moldeó, hemos creado nuestras propias costumbres de la diversidad; somos gente indomable, con sangre de aventura, de trabajo, de pasión, de entrega y de futuro. Somos Ica, un pueblo que no sucumbe, que no se deja vencer, que lucha y eleva su voz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *