Biografía de María Reiche

María Reiche, la guardiana del misterio del desierto de Nazca, se enamoró de la nada del desierto y en él dio su vida. A él dedicó su existencia en solitario: a investigar, elucubrar, descubrir, limpiar, cuidar y conservar algo que pasó de misterio indescifrable y desconocido por la mayoría a atracción turística demasiado visitada. En la inmensidad de la llanura peruana había unas líneas geométricas imposibles de entender y a las que la científica alemana se empeñó en dotar de significado.

La Guardiana Del Desierto - María Reiche - Líneas de Nazca
Personaje Ilustre de Nasca Perú

DONDE NACIÓ LA DAMA DEL DESIERTO?

Nació en Dresden el 15 de mayo, del año 1903. Fue la mayor de tres hermanos y, tras una infancia feliz, pudo estudiar matemáticas, física y geografía en la Universidad Técnica de Dresde y Hamburgo, en la que se graduó en 1928.

UNA CITA CON EL DESTINO

Cusco, 1932. Cuatro años después de graduarse de la Universidad Técnica de Dresde y Hamburgo, donde estudió matemáticas, física y geografía, María Reiche recibe la oportunidad de cumplir su ilusión de salir de su país. Acepta la oferta de trabajar como tutora privada de los hijos del cónsul de Alemania en Cusco.

Nacida en Dresden en 1903, María vivió su juventud en uno de los periodos más turbulentos de la Historia humana: la Primera Guerra Mundial y el periodo de entreguerras. El periodo también forja su actitud ante la vida. María Reiche era una mujer aventurera, de gran curiosidad y decisión. Llegó al Perú casi por casualidad, sin imaginar que en este país de hermosos paisajes andinos encontraría la pasión que cambió su vida. 

Pasó tres años en Cusco y se instaló en Lima, donde trabajó restaurando textiles precolombinos en el Museo Nacional de Perú y traduciendo textos para intelectuales de la época, entre ellos Julio C. Tello y Paul Kosok. Es en ese contexto donde despertó su interés por la arqueología peruana. Se había enamorado del Perú.

Pero regresó a Alemania en 1936, obligada por las leyes del  régimen de Adolf Hitler, que obligaban a todos los alemanes a volver a la patria. “En las primeras cartas que envió desde Perú a su hermana y a su madre, Maria relata que se había enamorado del país y su gente y que no deseaba retornar a Alemania”, explica Christiane Richter, autora de numerosos textos sobre las Líneas de Nasca y presidenta de la Asociación Dra. Maria Reiche en una entrevista a la Deutsche Welle.

Cuando en 1941 tuvo la posibilidad de viajar a Nasca con el arqueólogo Paul Kosok, nunca volvió a salir del Perú. 

MISTERIO EN EL DESIERTO

Kosok ya había descubierto las líneas de Nasca 1927. Había calculado que los dibujos fueron hechos entre los años 200 a.C. y el 500 d.C., en un área de unos 450 Km2, y solo podían apreciarse desde el aire. El arqueólogo las llamó “el libro astronómico más grande del mundo”, que marcaba los solsticios de invierno y verano. 

Durante su trabajo con María Reiche, le mostró fotos que había tomado a las líneas desde un avión. Ella se apasionó a tal punto que en 1948, cuando Kosok se fue del Perú, asumió su trabajo. Pero había un misterio por resolver y mucho por proteger: además del misterio sobre su uso en la sociedad Nasca, las líneas estaban dibujadas en bajo relieve, con surcos sobre la arena y era muy fácil pisarlas sin querer y destruirlas.  

Lineas de Nasca
Las Líneas de Nasca solo pueden verse desde el aire, por eso muchos piensan que tuvieron significados rituales

Durante décadas, María Reiche se dedicó a ambas tareas. En el campo académico, confirmó que muchas de las Líneas de Nasca guardan relación con los solsticios y elaboró la teoría de que se trataba de un calendario astronómico, llegando a la conclusión de que estaban destinadas a fijar los ciclos y los cambios climáticos en las sociedades agrarias de la civilización Nasca. 

También las catalogó: al trazar el mapa del área investigada con la ayuda de la Fuerza Aérea Peruana descubrió que las figuras representan 18 diferentes tipos de animales y aves, además de cientos de figuras y formas geométricas. 

Pero para poder estudiarlas, el mayor reto era cuidarlas. María Reiche se instaló en el desierto, en una cabaña. “Probablemente vivía sin electricidad ni agua”, explica César Coloma Porcari, investigador del patrimonio cultural peruano a BBC Mundo. “Cualquier persona podía pasar por encima de las líneas porque no se ven desde el suelo. Ella se dedicó a tratar de evitar eso y lo logró. Tuvo la gran valentía de defender el lugar”, agrega. 

En 1993 las Líneas de Nasca se convirtieron en reserva arqueológica y parte del Patrimonio Cultural de la Nación de Perú. Desde 1994, el Comité de la Unesco las declaró Patrimonio de la Humanidad. María Reiche nunca se cansó de amarlas, estudiarlas, protegerlas y enseñarlas al mundo. 

COMO SE LE CONOCE A MARÍA REICHE?

  • Dama de Nasca
  • Guardiana del Desierto
  • La Dama de la Escoba
  • La mujer escondida tras las líneas de Nasca
  • La Loca de la Escoba
  • La Mujer que Barría el Desierto
  • La Dama de la Pampa

DATOS CURIOSOS DE LA DAMA DE LA PAMPA

Pampa de Nasca, finales de los años 40. Una joven María Reiche vive desde hace unos meses en una choza, sin electricidad, ni agua corriente y todos los días barre el desierto. Los pobladores la consideran “casi tan extraña como las líneas mismas”. Pero ella tiene una misión. Sabe que en esa aparente nada, tan inmensa como sus sueños, existe un tesoro y ella está decidida a protegerlo y estudiarlo. 

Choza de María Reiche Personaje Ilustre de Nasca Perú

La primera noticia que se escribió sobre María Reiche tiene que ver con lo extraño de su trabajo. “Una vez un borracho la amenazó con una piedra, así que sacó su sextante y se lo apuntó. Al día siguiente los periódicos locales publicaron la historia de una espía alemana loca y armada entre ellos”, cuenta su biografía en The Smithsonian Magazine.

Iba armada, sí. Pero con una mente matemática, cintas métricas, una brújula, su sextante -una herramienta que permite determinar la posición de los astros-, una libreta de mano y una escoba. De aquella manera, midió casi 50 figuras y mil líneas, e investigó su orientación astronómica. Pero además protegió el área, de unos 450 kilómetros cuadrados, hasta convertirlo en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. 

Auto Volkswagen de María Reiche

Durante muchos años Reiche convirtió un viejo y desgastado Volkswagen Escarabajo en su casa para estar cerca de las enigmáticas y misteriosas figuras.

En 1949 María Reiche publicó su primer artículo sobre las líneas de Nazca: ‘Mistery on the desert. A study of the ancient figures and strange delineated surface’ (Misterio en el desierto. Un estudio de las figuras antiguas y la extraña superficie delineada). Gracias a sus investigaciones, que se prolongaron durante varias décadas, ahora disponemos de cientos de mapas, planos y fotografías de los diseños y figuras que pueblan aquella gran extensión.

Según la teoría de María Reiche, los habitantes de Nazca utilizaron esas figuras como sistema astronómico, calendario de lluvias y planificación de cosechas. Por ejemplo, al estudiar la figura de la parihuana o flamenco (que ocupa una superficie de 300 metros), Reiche descubrió que si “nos paramos en su cabeza en las mañanas del 20 al 23 de junio y seguimos con nuestra mirada la dirección del pico, podremos observar claramente la salida del sol, exactamente en un punto de un cerro ubicado en esa dirección”.

Aunque hasta la década de los 80 del pasado siglo la teoría de María Reiche fue la hipótesis más aceptada sobre las figuras de Nazca, posteriores investigaciones apuntan a que los geoglifos son manifestaciones de una tradición de organización social, así como de prácticas religiosas y conceptos culturales que desaparecieron debido a la desertización de la zona, aunque las figuras han llegado hasta nuestros días gracias a las condiciones climáticas especiales que se dan allí.

LINEAS DE NAZCA – ALIENÍGENAS ANCESTRALES

CARICATURA A LA DAMA DE LA ESCOBA

CARICATURA A LA DAMA DE LA ESCOBA
Homenaje de María Reiche en caricatura visto en OMAR & HUMOR

Y lo hizo hasta que no pudo más. Cuando en 1992, a sus 89 años, recibió la nacionalidad peruana, comentó “Yo les digo: yo soy chola”, mostrando su aprecio por el Perú. “Tengo definida mi vida hasta el último minuto. El tiempo será poco para estudiar la maravilla que encierran las pampas de Nasca, y ahí moriré”, apuntó una vez. Murió en Lima, a los 95 años. 

CAHUACHI: El Príncipe Volador

Mitología de CAHUACHI: El Príncipe Volador

Un raro ser
Era una noche de plenilunio en un lugar muy cerca de la mar, los fuertes vientos mezclados con arenilla golpeaban el rostro de un viejo rey que acompañado de sus súbditos realizaban un peregrinaje en los templos piramidales y desde la sumidad contemplaban extasiados la luna llena que con su fulgor de plata bañaba todos los rincones de los areniscos, los añejos guarangales orlados con nidos de cuculíes y de rojos piturrines. De vez en cuando se veía a lo lejos el brillo de los ojos de nocturnos animales que como brazas de fuego calentaban la fría noche.

Guerrero Inca - Príncipe Cahuachi  | Nazca Perú
Guerrero Inca – Príncipe Cahuachi | Nazca Perú

El cielo estrellado y el rey dotado de una gran industria, observaba minucioso el firmamento tratando de hallar sentido en el misterioso paso de los astros y la manera como se agrupaban entre sí, que como nebulosas formaban caprichosamente figuras de seres que habitaban en la tierra.

Nanaska, el gran monarca, estaba junto a su hijo Cahuachi, un sacerdote-guerrero, mozo fuerte y valiente, futuro heredero del reino, muy atento aprendía las sabias lecciones de astronomía del padre.

– Hijo, tú que pronto heredarás los destinos de la nación, es importante que conozcas el paso de los grandes ojos de fuego. En ellas – prosiguió – verás el triunfo o la derrota, la abundancia de agua o las sequías, la prosperidad o la decadencia, la vida o la muerte, pues, cuando una estrella cae en la tierra, es señal de una vida se apaga.

De pronto un gran vocerío se escuchó de todas partes, interrumpiendo al rey. Todos miraban asustados al infinito. Una pequeña, una tenue lucecita se diría a una extraordinaria velocidad a la tierra, agigantándose más su tamaño cada vez que se acercaba y su color brillante se hacía más intenso e incesante, resplandeciendo tal que se podía ver los asustados rostros de los súbditos del rey.

CAHUACHI: El Príncipe Volador
No teman, es una bola de fuego de los cabellos de oro. Dijo el monarca, confundiéndole con un cometa.

La fría noche daba la sensación que se convertía en día cuando la intensa luz fulgurante irradió a los sorprendidos hombres. A los terrenos de arena, las viviendas de piedra y barro con techos de carrizos y paja. Se pudo mirar los verdes guarangales de donde salieron despavoridas las aves que dormitaban en sus fuertes ramas. La inmensa y pedregosa pampa sembradas de naturales calatos. Se vio las altas y bajas colinas, a los zorrillos y serpientes furtivos cazadores de la noche que asustados buscaban refugio en sus madrigueras. El suelo estéril y cuarteado por la sequedad, donde se observaba chamuscados maticos por el fuerte sol en el día y los ladridos de los perros rompían el silencio de la noche. Entonces la bola de luz cayó en la tierra en una gran pampa, dejándose escuchar ensordecedor sonido y el eco horrorizó más a la gente.

Después volvió el silencio y la oscuridad.

El rey, príncipe y guerreros se dirigieron raudos al lugar que se había precipitado la extraña luz, y acortando distancias, salvando escollos, subiendo y bajando pequeñas colinas, recorriendo largas planicies, muy pronto con la velocidad que llevaban llegaron al sitio, donde aún se podía ver restos oscilantes luces y un fino humo que se levantaba perdiéndose en la oscuridad de la noche.

Cahuachi, mostrando vacilación y curiosidad llegó al objeto volador en forma temeraria.

Allí pudo observar un gran móvil de metal con la forma de un platillo, con muchas luces y pequeñas ventanas. El valiente príncipe abrió la puerta principal y del interior del objeto volador pudo salir un raro ser nunca visto por los ojos humanos. Acompañado a este ser, otra criatura cubierto de un extraordinario pelaje. Sus pequeñas orejas se mantenían siempre erguidas. No tenia ojos, estaba provisto de dos extremidades que le servía como mano-pies llevaba cuatro dedos que usaba para caminar y en la otra mano-pies tenía cinco dedos con la que cogía objetos. La misteriosa criatura lanzaba amenazas por su boca pequeña escondida por las pelusas, emitiendo raros sonidos:

¡Akú, akú, akú!

En cambio, el fabuloso ser, no era muy prodigioso de tamaño y no se distinguía sus formas, porque estaba protegido de por una vestimenta especial. En una de sus partes superiores tenía dos ovalados lentes y tras de ellos observaban sus grandes ojos que asustados miraban al príncipe Cahuachi.

Pero la criatura muy debilitada se desvaneció, quedando tendido en el suelo a merced de los guerreros que intentaron golpearlo con sus makanas. Pero el otro ser, no dejaba que se le acercaran, haciendo mucho ruido. Entonces todos comprendieron que la cosa era como un fiel perro que cuidaba de los grandes peligros a su amo.

Desde entonces le dieron el nombre de Makú y el raro ser desvanecido fue llevado en parihuela al pueblo…

MITO DE CAHUACHI: El Príncipe Volador

PEZ BORRADO EN LAS LÍNEAS DE NASCA

Las líneas de Nazca corren peligro de desaparecer.

En varios lugares de la Pampa de Nasca hay zonas “blanqueadas o borradas” las cuales parecen intentos antiguos en borrar geoglifos.

En el caso de la figura, se puede ver la boca y la cabeza de lo que parece ser un pez, con la mayor parte de su cuerpo borrados.

Nos preguntamos ¿Cuántos de estos increíbles geoglifos se han perdido? Nadie lo sabe… Sin embargo, las nuevas técnicas pueden hacer que sea posible recuperar algo de lo que se ha perdido, el tiempo nos lo dirá.

Vía: Asociación María Reiche  PEZ BORRADO EN LAS LÍNEAS DE NASCA


Guardiana de las Líneas de Nazca

Guardiana de las Líneas de Nazca

Maria Reiche llegaba incluso a pagar con su propio dinero a guardias para que vigilaran las pampas, por lo que se ganó el apelativo de la “Guardiana de las Líneas de Nazca”.

Existen varias teorías acerca de la función de las líneas. Reiche sostenía que fue un gran calendario astronómico que permitía a los antiguos habitantes determinar los periodos para sembrar y cosechar.

María Reiche en una de sus últimas fotos antes de sufrir los estragos del mal de Parkinson que la confinaron en una silla de ruedas.

Las Líneas de Nazca, el eterno misterio

Ovnis en Líneas de Nazca

Ovnis hicieron líneas de Nasca

El desierto de Perú tiene uno de los monumentos más desconcertantes de geoglifos conocidas como “las Líneas de Nazca”. Van desde patrones geométricos a diversos “dibujos” de animales y estilizadas formas similares a las humanas. Las antiguas líneas sólo se pueden apreciar desde el aire.

En la actualidad son muchas las preguntas que no han sido respondidas:

  • ¿Quién las construyó y cuál era su propósito?
  • ¿Son las líneas signos dejadas por una raza alienígena?
  • ¿Las reliquias de una antigua civilización mucho más avanzada con capacidad de volar?
  • ¿O un gigantesco calendario astronómico?

Una breve descripción sobre las Líneas de Nazca

El desierto de Nazca se encuentra a más de 80 kilómetros entre las poblaciones de Nazca y Palpa en la Pampas de Jumana en Perú. Las líneas de Nazca constan de 300 figuras compuestas por líneas rectas, formas geométricas y figuras de animales. Pueden llegar a medir hasta 300 metros de ancho y debido a su tamaño sólo las figuras pueden ser reconocidas desde el aire. Las líneas fueron vistas por primera vez cuando las aerolíneas comerciales comenzaron a volar a través del desierto del Perú en la década de 1920. En 1939, Paul Kosok, fue el primer científico norteamericano que intentó resolver el enigma de las Líneas de Nazca. Según las investigaciones, las líneas de Nazca fueron creadas por los Nazcas hace 2.000 años. La cultura Nazcan se situó entre el 300 a.C. y 600 d.C. a lo largo de los ríos que fluyen de los Andes. Los arqueólogos descubrieron Cahuachi, la ciudad perdida de los Nazcas que fue abandonada misteriosamente hace 1.500 años.

En 1946, la matemática alemana María Reiche, inspirada en la tesis del Dr. Kosok, se embarcó en la difícil tarea de realizar estudios y mediciones de estos enigmáticos dibujos.

La Dra. Reiche proclamó que Nasca es uno de los más importantes monumentos de los antiguos peruanos y uno de los más significativos de las civilizaciones precolombinas del continente Americano. Uno de los aspectos impresionantes de estas figuras es la escala de sus diseños, algunos gigantes y otros relativamente pequeños, todos mostrando perfectas proporciones artísticas que se habrían logrado, según la Dra. Reiche, gracias a un proceso de ampliación utilizando cuerdas con medidas predeterminadas y excelentes conocimientos de geometría. Después de medir e identificar las orientaciones de la luna y del sol en relación a las posiciones de los dibujos, la Dra. Reiche sostuvo que servían para observar el horizonte, representar constelaciones, reconocer las estaciones del año e indicar el momento apropiado para plantar y cosechar.

Dra. Reiche en cuanto al significado de cada figura declaró: “Como he mencionado algunas veces, incluso a pesar de las diversas opiniones que existen sobre estos dibujos y sus significados, una cosa es cierta, y es que la existencia de estas figuras demuestra que los habitantes de la costa peruana alcanzaron un insospechado grado de cultura”.