Daña geoglifos de cultura Nasca

La constructora peruana Consorcio Palpa, que por encargo de la municipalidad rehabilita las pistas y veredas de la ciudad de Palpa en Ica, en el suroeste de Perú, causó daños irreparables en un geoglifo (figuras formadas en laderas o planicies) de la cultura Nasca.

La empresa peruana arrojó desmonte en el lugar donde se ubican dichos vestigios históricos, los cuales datan de los años 300 y 400 después de Cristo, según un informe difundido hoy por el diario local «El Comercio».

Los trabajos de construcción dañaron de modo irreversible 40 por ciento de una figura geométrica que pertenece a la cultura Nasca.

Se trata de un geoglifo de 500 metros en forma de trapecio que se ubica sobre la meseta de Sacramento, en el distrito de Llipata, que muestra profundos surcos ocasionados por el paso constante de camiones de hasta 30 toneladas de capacidad de carga.

El director del Proyecto de Investigación Arqueológica Palpa-Nasca, el arqueólogo Johny Isla, exigió a la municipalidad y al Instituto Nacional de Cultura que prohíba el paso de los vehículos pesados al sector y que sancionen a la empresa constructora responsable de los daños.

El especialista denunció también la alteración de un conjunto de pequeñas líneas que se entrecruzaban con el principal geoglifo.

La figura, que data de entre los años 300 y 400 después de Cristo, formaba parte de los diseños elaborados por los antiguos hombres de Nasca sobre las planicies de Palpa.

Debido a la magnitud del daño, Isla descartó restaurar el geoglifo.

El tránsito pesado de camiones removió y erosionó toda la capa superficial, e hizo surcos de hasta 40 centímetros de profundidad, lo cual borró las evidencias del trapecio.

Tras la declaratoria de los geoglifos de Nasca como Patrimonio Cultural de la Humanidad hace 15 años por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), que evalúa darle a los dibujos de Palpa la misma calificación.

En Palpa están registrados unos 1.500 dibujos, trapecios, campos barridos y líneas, varios de los cuales también fueron diseñados por los hombres paracas (antiguos guerreros peruanos).

Los nascas elaboraron grandes trapecios, como el que sufrió daños en la meseta de Sacramento, en las partes altas y llanas.

Además se dibujaron líneas que se entrecruzaban y se orientaban en dirección al este, por donde discurrían las aguas.

Comentar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *