Archivo de la etiqueta: Geoglifos

Palpa: Cuna de la Cultura Nazca

Palpa es una tierra escogida por el sol. A solo 20 minutos al norte de Nazca, este pueblo de monumentos arqueológicos y dulces naranjas, goza de un clima envidiable durante todo el año.
Colindante del Río Grande, Palpa es llamada la “Cuna de la Cultura Nazca” por el lugar donde los primeros nasqueños desarrollaron su civilización. En los alrededores de este pueblo, exactamente a 10 km, se encuentran los petroglifos de Chichictara: conjunto de monolitos con representaciones de zorros, auquénidos, serpientes y figuras humanas espectaculares.
El Reloj Solar es otro de los puntos imperdibles para el viajero. Con un enorme geoglifo ubicado a pocos metros de la Panamericana Sur, este sitio cuenta con un mirador y un amplio estacionamiento creado para los turistas.

Sigue leyendo

Daña geoglifos de cultura Nasca

La constructora peruana Consorcio Palpa, que por encargo de la municipalidad rehabilita las pistas y veredas de la ciudad de Palpa en Ica, en el suroeste de Perú, causó daños irreparables en un geoglifo (figuras formadas en laderas o planicies) de la cultura Nasca.

La empresa peruana arrojó desmonte en el lugar donde se ubican dichos vestigios históricos, los cuales datan de los años 300 y 400 después de Cristo, según un informe difundido hoy por el diario local “El Comercio”.

Los trabajos de construcción dañaron de modo irreversible 40 por ciento de una figura geométrica que pertenece a la cultura Nasca.

Se trata de un geoglifo de 500 metros en forma de trapecio que se ubica sobre la meseta de Sacramento, en el distrito de Llipata, que muestra profundos surcos ocasionados por el paso constante de camiones de hasta 30 toneladas de capacidad de carga.

El director del Proyecto de Investigación Arqueológica Palpa-Nasca, el arqueólogo Johny Isla, exigió a la municipalidad y al Instituto Nacional de Cultura que prohíba el paso de los vehículos pesados al sector y que sancionen a la empresa constructora responsable de los daños.

El especialista denunció también la alteración de un conjunto de pequeñas líneas que se entrecruzaban con el principal geoglifo.

La figura, que data de entre los años 300 y 400 después de Cristo, formaba parte de los diseños elaborados por los antiguos hombres de Nasca sobre las planicies de Palpa.

Sigue leyendo